youtube pinterest twitter facebook

COLOFÓN

Los Libros de Stephen Hawking

Claudia Benítez | 01.04.2018
COLOFÓN
Mi objetivo es simple.
Es la comprensión total del universo,
por qué es como es y por qué existe.
                                     Stephen Hawking
 
 

El 14 de marzo falleció, a los 76 años de edad, Stephen Hawking. En su afán por transmitir su conocimiento a otros, el físico teórico y cosmólogo británico publicó un buen número de libros en los que aborda las preguntas fundamentales acerca del universo y de

nuestra existencia. “Hice mi trabajo porque quería entender el universo”, declaró en varias ocasiones. Breve historia del tiempo: del Big Bang a los agujeros negros lo lanzó al estrellato en 1988, vendiendo diez millones de copias —según los cálculos que él mismo hizo en 1998, eso representa un ejemplar por cada 750 personas del planeta—, lo que lo convirtió en el libro científico más vendido de la historia. Tras haber estado durante 237 semanas en la lista de bestsellers de The Sunday Times —algo nunca antes visto— se le incluyó en El libro Guinness de los récords. Ha sido traducido a 40 idiomas y se le considera una de las mejores obras de no ficción.

La explicación teórica sobre los orígenes del universo que Hawking ofrece es una obra maestra de indagación científica que ha influido en las mentes de toda una generación. De dónde venimos y cómo llegamos aquí son dos de las preguntas que más despiertan la curiosidad humana. Su libro es una interpretación sucinta, lúcida y entretenida de nuestra relación con el universo. Hawking logró difundir y explorar algunas de las ideas contemporáneas más especulativas acerca del tiempo y el espacio. En los capítulos finales se refiere a los agujeros de gusanos, las galaxias espirales y la teoría de supercuerdas —quizás el tema  más controvertido—, todo como parte de su objetivo de presentar una teoría de la física “completa, coherente y unificada”. El cosmólogo declaró que buscaba facilitar “la discusión de la pregunta de por qué nosotros y el universo existimos. Si encontramos la respuesta a ello, sería el triunfo máximo de la razón humana”.

Trece años después, Hawking publicó El universo en una cáscara de nuez, considerado una secuela de Breve historia del tiempo. Según algunos críticos se trata, básicamente, de un comentario sobre las mismas ideas, por lo que es un tanto decepcionante y fracasa al no presentar lo que se había prometido en aquel primer libro, en donde Hawking señaló que una “teoría del todo” (la explicación absoluta del origen y el destino del universo) estaba a la vuelta de la esquina y con el tiempo sería comprensible para todos. Quizás el hecho de que no se diga nada nuevo en este volumen y que para algunos resulte repetitivo se deba a que no se habían generado muchos avances en la física en ese periodo de tiempo.

Hawking también escribió dos libros junto con el físico estadounidense Leonard Mlodinow. El primero de ellos, Brevísima historia del tiempo (2005), aclara y amplía los grandes temas de Breve historia del tiempo, y registra los últimos avances en el campo. Por su parte, El gran diseño (2010) responde a las preguntas ¿cuándo y cómo se originó el universo?, ¿por qué estamos aquí? y ¿cuál es la naturaleza de la realidad? Su publicación generó mucha controversia luego de que The Times sacara en primera plana que en él Hawking afirmaba que Dios no creó el universo. A partir de ello, otros medios propagaron la misma noticia, lo que provocó una ola de furibundas reacciones en diversas religiones: rabinos, arzobispos e historiadores religiosos hicieron pública su indignación. Los medios lograron que la religión se pusiera en contra de la ciencia al hacerle publicidad de esa forma al libro de Hawking y Mlodinow, cuando en realidad su propósito específico era entender las complejidades de la cosmología moderna. A lo largo de su obra prácticamente no se hace mención de ninguna deidad; en el último capítulo simplemente señalan que “la creación espontánea es la razón de que exista algo en vez de que no exista nada, de que el universo exista, de que nosotros existamos. No es necesario invocar a Dios para que encienda la mecha y eche a andar el universo”. Fue éste el comentario que generó tanta polémica. Pero eso es todo lo que dicen sobre Dios. El resto del libro es un intento por explicar la extraña naturaleza de la realidad como es revelada por físicos y astrónomos, y por qué las fuerzas de la naturaleza se ajustan para permitir la evolución de criaturas complejas como nosotros.

Hawking también fue autor de libros para niños, pues él y su hija Lucy escribieron una serie con la que introducen al público infantil al mundo de la astronomía y la física con relatos de aventuras. La clave secreta del universo (2007), El tesoro cósmico (2009), El origen del universo (2011), George and the Unbreakable Code (2014) y George and the Blue Moon (2016) —estos dos últimos no tienen traducción al español— cuentan las peripecias de George y Annie.

Otras de sus obras son Agujeros negros y pequeños universos (1993), también un éxito de ventas en el que incluye tentativas de explicar a través de la filosofía de la ciencia su interés por el universo; A hombros de gigantes: las grandes obras de la física y la astronomía (2002), una edición comentada en la que refiere cómo fue que los trabajos de Einstein, Copérnico, Galileo, Kepler y Newton cambiaron el curso de la ciencia; Breve historia de mi vida (2013), su ejercicio autobiográfico, y varias más que por cuestiones de espacio no podré comentar aquí.

Mediante sus publicaciones, Hawking ayudó a abrirle paso a la actual popularidad de la literatura de divulgación científica y demostró que cualquier cosa puede ser explicada con claridad. El atractivo que despiertan sus libros pone en evidencia que el apetito por comprender las teorías sobre el universo es inmenso. EP

Más de este autor