youtube pinterest twitter facebook

#ELECCIONES2018: Comentarios a las plataformas de los partidos políticos en el área ambiental y de desarrollo sustentable 

José Sarukhán | 01.07.2018
#ELECCIONES2018: Comentarios a las plataformas de los partidos políticos en el área ambiental y de desarrollo sustentable 
José Sarukhán se dio a la tarea de comparar y analizar las plataformas ambientales de los partidos que contienden en estas elecciones y de profundizar en el tema surgió este texto.

Plataforma Morena-PT-PES

De la cuatro plataformas y programas de gobierno analizados, éste es el más breve (26 páginas). En la página 5 se mencionan los mandatos y las restricciones estipulados para cada una de las seis propuestas: 1. legalidad y lucha contra la corrupción, 2. combate a la pobreza, 3. recuperación de la paz, 4. viabilidad financiera, 5. equidad de género y 6. desarrollo sostenible. Se menciona que estas propuestas son transversales para dar sentido integral al Proyecto de Nación 2018-2024 “y consideran la interrelación entre todos los temas y problemáticas que se analizan y entre las propuestas concretas desarrolladas”. Cada una de las propuestas está desarrollada en textos de entre 14 y 26 renglones.

La propuesta prioritaria 6, desarrollo sostenible, no está identificada como las anteriores, sino que continúa como texto corrido desde la propuesta de equidad de género y se entremezcla de inmediato con temas de respeto a los pueblos indígenas, sus costumbres, su autonomía y sus recursos naturales, sin alguna relación con lo que el desarrollo sustentable debería considerar para estos grupos sociales. Es más bien una “reivindicación justa” y una propuesta al resto de la sociedad que está “urgida de modelos armónicos y equilibrados de desarrollo social y colectivo, como la vida buena que ha sido puesta en práctica por muchos pueblos indígenas del campo y las ciudades mexicanas”. Enseguida, el texto sobre desarrollo sustentable anota: “La perspectiva del desarrollo sostenible es, en consecuencia, un componente obligado para todas las propuestas contenidas en este Proyecto de Nación, desde las educativas hasta las de política exterior, pasando, desde luego, por las de política industrial, energética, agraria y social.” Más allá de estos tres renglones no hay otra referencia al tema en el resto de la plataforma de este partido, excepto por las siguientes palabras: “Con esa orientación, las propuestas, acciones y medidas del Proyecto de Nación se enmarcan en el paradigma del desarrollo sostenible”. Tampoco los temas de autosuficiencia energética y alimentaria citados más adelante en el texto hacen referencia a los numerosos problemas ambientales ligados a estas actividades económicas.

 

Plataforma política PAN-PRD-MC

La plataforma política de estos partidos contiene una introducción titulada “La transformación que México requiere con urgencia” y enumera cinco apartados descritos en 49 páginas. En las seis páginas dedicadas a la introducción no se hace referencia alguna a los asuntos ambientales globales o del país, ni a la importancia de enmarcar las políticas públicas en un desarrollo sustentable. Los apartados son los siguientes: 1. la transformación del actual régimen político y el impulso a la democracia ciudadana; 2. el combate total y frontal a la corrupción y a la impunidad; 3. la pacificación del país, con seguridad, respeto a los derechos humanos y justicia para todas las personas; 4. la necesidad de un desarrollo económico con crecimiento, inclusión social y sostenibilidad; y 5. el fortalecimiento de la posición de México en el mundo.

En el texto del punto 4, Desarrollo económico con crecimiento e inclusión social y sostenibilidad, se enuncia lo siguiente: “La política ambiental de México dejará de ser reactiva y establecerá una perspectiva de largo plazo a partir de los principios del desarrollo sostenible.” El apartado IV.A.3.13 menciona: “Garantizar la seguridad energética del país, con certeza de abasto, calidad, precio y sostenibilidad”, aunque no se detalla cómo podría lograrse esto último. En el apartado IV. A.14 se hace referencia al “desarrollo e incorporación de energías limpias y renovables en la matriz energética del país.” En el apartado de desarrollo sustentable se incorporan nueve propuestas que pueden consultarse en el repositorio documental del INE.1

 

Programa de gobierno PAN-PRD-MC

Este programa de gobierno ocupa 77 páginas y está organizado en cinco apartados:

I. Por un programa de gobierno digno

II. Por un programa de gobierno con principios

III. Por un programa de gobierno para la igualdad

IV. Por un programa de gobierno para la seguridad

V. Por un programa de gobierno honesto

La primera de las partes contiene 34 declaraciones, de las cuales la número 14 es pertinente al tema ambiental y dice a la letra: Nos declaramos en favor de un desarrollo sostenible que fomente el equilibrio ecológico, promueva la responsabilidad ambiental en las acciones individuales y garantice los derechos ambientales de las futuras generaciones. Estamos en contra del predominio de objetivos económicos a costa del medio ambiente.

Hay una considerable duplicación de temas entre la plataforma y el programa que extiende innecesariamente el texto. En un apartado de desarrollo de vivienda se expresa lo siguiente, pertinente para reducir la problemática ambiental por emisión de gases de efecto invernadero, así como para mejorar el transporte menos contaminante: Desarrollar soluciones habitacionales urbanas asequibles para la población, localizadas en zonas que permitan reducir los tiempos de traslado entre los hogares y los centros de actividad laboral y otras. Promover un mayor uso de los ferrocarriles en el transporte de carga, sobre todo en las corridas largas.

En una secuencia a puntos sobre el empleo y sus características, asuntos de ampliación del acceso a la cultura, etcétera, aparece un texto relativamente largo, relacionado de manera directa con asuntos ambientales y desarrollo sustentable (pág. 38): Las políticas de desarrollo en México no han considerado los costos económicos y sociales de la degradación ambiental; resultado del crecimiento demográfico, de la explotación irracional de los recursos y de la contaminación resultado de las actividades antropogénicas. Ello ha traído consigo problemas ambientales que se traducen en: la degradación de los suelos y destrucción de los recursos naturales, y deforestación en zonas rurales.

Ante esta situación el tema de desarrollo sostenible cobra importancia, ya que debe convertirse en el instrumento transversal del modelo de desarrollo en este país. La política ambiental de México debe dejar de ser reactiva para establecerse como una política con enfoque precautorio y de equidad social, a fi n de privilegiar la prevención de los riesgos y de desastres, lo que implica impulsar un marco regulatorio que permita establecer una normatividad clara con sustento en medidas de protección ambiental propuestas por organismos internacionales.

Uno de los objetivos de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, es reducir la desigualdad en y entre los países, al respecto existe el consenso de que el crecimiento económico no es suficiente para reducir la pobreza si éste no es inclusivo, y no tiene en cuenta las tres dimensiones del desarrollo sostenible: económica, social y ambiental. Otro de los objetivos referidos, es garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos. En este sentido, el acceso universal a la energía es central para enfrentar desafíos en materia de empleo, seguridad, cambio climático, y la producción de alimentos o para aumentar los ingresos.

Pactos internacionales, como la Cumbre de la Tierra de Estocolmo en 1972 y la de Río en 1992, parten de la premisa de que un desarrollo respetuoso del medio ambiente es posible si se hacen compatibles las necesidades y aspiraciones de las sociedades humanas, con la preservación de la integridad de los sistemas naturales. Además, reconocen que el deterioro ambiental de las actividades humanas no es un fenómeno homogéneo, sino que depende de los estilos de desarrollo, el modo de vida y las condiciones del entorno. En México, la degradación ambiental y el agotamiento de los recursos naturales ha ido en aumento. De acuerdo con el Informe de la Situación del Medio Ambiente en México 2015, el crecimiento poblacional y fenómenos como la urbanización y la migración han contribuido a incrementar la densidad poblacional de manera asimétrica en el territorio. Las densidades poblacionales más altas se encuentran en las zonas urbanas, en particular dentro de las zonas metropolitanas. Las zonas metropolitanas con la mayor densidad poblacional en 2015 fueron la Zona Metropolitana del Valle de México (2,669 hab/km2), Guadalajara (1,769 hab/ km2), Puebla-Tlaxcala (1,240 hab/km2), Oaxaca (1,088 hab/km2), León (1,015 hab/km2) y la Zona Metropolitana de Toluca (993 hab/km2). En el mismo informe referido, se señala que la concentración de la población en estas zonas del país está relacionada con la degradación ambiental. La recurrencia, acumulación y la extensión de las actividades humanas produce impactos significativos sobre el medio ambiente.

Este texto está seguido de una argumentación mezclada sobre el impacto de la concentración humana y los grupos indígenas marginados con la degradación ambiental, lo cual es una aseveración confusa y con muy poco fundamento en lo que se refiere a las poblaciones rurales o indígenas. De la misma manera, quienes escribieron este texto se adhieren acríticamente con los cálculos del INEGI sobre lo que la degradación ambiental (no definida por nadie aquí) representa en términos de otra medida muy debatible del bienestar humano: el PIB. Estos mal digeridos argumentos sirven de base para hacer una sustancial lista de propuestas al respecto, las cuales duplican textualmente un buen número de las incorporadas en la plataforma política discutida.

Añadiría que quien hizo este análisis olvida mencionar que la mayor parte del rubro presupuestal de medio ambiente está destinado a la Comisión Nacional del Agua, con una función muy marginal en el cuidado de los ecosistemas, su conservación y manejo, lo cual está en el meollo de las responsabilidades de la Semarnat. El texto del programa de gobierno completo puede consultarse en el repositorio documental del INE.2

No encontré mención alguna a cómo se incorporarán las medidas de sostenibilidad en las políticas públicas de desarrollo económico como se propone; no hay referencia al cuidado, el manejo y la protección de las cuencas hidrográficas del país para mantener el ciclo hidrológico. Tampoco se menciona el tipo de impuestos ecológicos que se proponen ni cómo se gestionarán los mismos. En lugar de proponer fusionar asentamientos humanos pequeños, ¿por qué no pensar en dotar a esas comunidades de apoyos para desarrollar empresas sociales con el uso de sus recursos naturales?

 

Plataforma PRI-PVEM-NA

Al igual que el documento de Morena-PT-PES, en el documento de PRI-PVEM-NA la plataforma y el 

programa de gobierno están unidos en un solo texto con 67 páginas y puede consultarse en el repositorio documental del INE.3 Incluye una introducción y un prefacio que proporciona descripciones de cada uno de los partidos. El documento inicia propiamente con la enumeración de los cinco ejes centrales de programa, además de tres causas transversales:

  1. Desarrollo sostenible. El crecimiento económico y el desarrollo deben ser sostenibles, aprovechando, pero no abusando, ni destruyendo, nuestro patrimonio natural.
  2. Igualdad de género sustantiva. Las mujeres y las niñas mexicanas deben tener un “piso parejo” en oportunidades y protección efectiva de sus derechos. Necesitamos poner un alto total a la discriminación y la violencia de género.
  3. Apuesta por la juventud. México es un país de jóvenes. Debemos enfocar todos nuestros esfuerzos para darle a nuestros jóvenes hoy las herramientas que el día de mañana les van a permitir tener el empleo y futuro que deseen y que merecen) Desarrollo sostenible. El crecimiento económico y el desarrollo deben ser sostenibles, aprovechando, pero no abusando, ni destruyendo, nuestro patrimonio natural.

En el desarrollo de las cinco líneas de acción es posible encontrar algunas propuestas con repercusiones tanto positivas como negativas. En la línea 1. Preservar la estabilidad macroeconómica, en el punto 5 referente al ordenamiento territorial se expresa que “es necesario armonizar las necesidades habitacionales, recreativas, comerciales e industriales de cada región, con la conservación de nuestros recursos naturales y del medio ambiente. Ello requiere un gran esfuerzo de coordinación para alinear los esfuerzos de los diferentes sectores y órdenes de gobierno.” En el punto 7. Ampliar la disponibilidad de energía impulsando las fuentes limpias, se afirma que “la energía asequible y no contaminante es fundamental para construir ciudades y comunidades sostenibles en las que haya industria, innovación e infraestructura. México necesita energías limpias, y vamos a asegurar que las tenga”. En el punto 11. Apoyar al campo y detonar nuestro potencial agroalimentario de manera sustentable, hay una expresión, no sé si involuntaria o no, de que el “campo” es un ente mucho más amplio que los campos arados: incluye todo el territorio no construido por los seres humanos, ya que se expresa: “Debemos rescatar nuestro campo, repoblar nuestros bosques, cuidar nuestros recursos pesqueros y reducir la dependencia agroalimentaria”, y se añade que “Somos un país megadiverso con un gran potencial para aprovechar de manera responsable nuestros recursos”, agregando que hay que hacer esfuerzos “para mejorar la calidad de vida de todas las personas en las zonas rurales. De manera complementaria, debemos buscar esquemas creativos para reducir el desperdicio de alimentos y garantizar la solvencia alimentaria de todas las familias mexicanas”.

En el apartado 12 de esta línea, referente al desarrollo turístico, se asevera que “debemos fomentar el sector y buscar nuevas oportunidades de negocio con un enfoque regional y local, respetuoso del entorno natural y cultural, con la participación coordinada de los tres órdenes de gobierno. Es necesario fortalecer la promoción turística de nuestro patrimonio cultural y natural, así como invertir en la profesionalización de sus trabajadores y la infraestructura de nuestros destinos turísticos”, de acuerdo con el punto central de la última COP de Biodiversidad realizada en Cancún en 2016, para alinear los sectores agrícola y turístico al cuidado y manejo sustentable de la biodiversidad. El apartado 15 de esta misma línea se refiere a un punto que considero básico para el rescate social y económico del sector rural del país y tiene que ver con apoyos a su desarrollo por medio de “Impulsar la economía social. Las iniciativas comunitarias y sociales están conformando ya un cuarto sector de la economía formal, apoyado en herramientas innovadoras y formas de producción sustentable y comercio solidario y responsable. Debemos implementar novedosos mecanismos para apoyarlas, cuidando que éstos sean incluyentes y beneficien a los distintos sectores sociales.” El apartado 17 de esta línea estratégica se enfoca de manera importante en los problemas de la producción y el consumo de bienes por parte de toda la sociedad del país: Transitar hacia formas de producción y consumo responsables que incorporen la gestión eficiente de recursos a lo largo del tiempo. Los retos de la sostenibilidad implican no sólo cuidar el medio ambiente, sino repensar en todas las formas en que nos relacionamos con el sector productivo y con el consumo de bienes y servicios. Tenemos que aprender a producir y consumir en un entorno completamente diferente al que estamos acostumbrados, con el fi n de reducir la generación de residuos, disminuir el desperdicio de productos perecederos y no perecederos y garantizar, de esa forma, que nuestros recursos duren y sigan sirviendo a la siguiente generación.

En el eje 3. Educación de excelencia para construir una sociedad del Conocimiento, hay una línea de acción que me parece acertada y es la titulada 9. Impulsar desde la educación el conocimiento, la preservación y el cuidado del medio ambiente: Convencidos de que el desarrollo debe ser sustentable y sostenible, además de estar anclado en el conocimiento del potencial de cada región, debemos impulsar un mayor conocimiento del medio ambiente en las escuelas, a través de espacios como la autonomía curricular. La educación es fundamental para fomentar conductas ambientalmente responsables en nuestros alumnos, así como conciencia sobre la dotación y potencial de los recursos de su comunidad.

En el eje 4. México incluyente y solidario, se retoma el concepto de producción y consumo responsable: “comunidades sostenibles, generar una política integral de producción y consumo responsable.” En la línea de acción 15. Priorizar la atención a las comunidades indígenas, en relación con la protección de la sociedad rural que es la poseedora de entre 60 y 65% de los ecosistemas naturales de este país y que es fundamental proteger y ayudarles a un desarrollo propio, se afirma que: Una priorización radical es indispensable si queremos cerrar la brecha en los niveles de bienestar. Tenemos que reconocer la gran diversidad existente y procurar la equidad de las poblaciones indígenas de todas las etnias con resto de los mexicanos. Es prioritario lograr la plena inclusión social de las poblaciones originarias, respetando y engrandeciendo su cultura y reconociendo sus aportaciones a la historia de nuestro país.

En lo que se refiere a las causas transversales mencionadas, la primera de ellas toca directamente el tema del desarrollo sustentable y puede ser consultada en el repositorio documental del INE. Siguen algunas líneas más referentes a la protección de animales silvestres utilizados para funciones de entretenimiento público que no incluyo aquí porque no tienen una relación fundamental con problemas de desarrollo sustentable y cuidado de nuestro capital natural.

 

Algunas conclusiones

Dentro del concepto de que toda política pública en nuestro país debe sustanciarse en los resultados del conocimiento derivado de la investigación acerca de nuestros recursos, las posibilidades y las limitaciones físicas que acotan el desarrollo de nuestro país y la urdimbre social que mantiene a nuestra población en su cultura, su historia y sus circunstancias, hubiese deseado saber cómo la problemática ambiental y el camino hacia el desarrollo sustentable se convertirán en ejes del desarrollo económico social y de bienestar de los mexicanos. Es indispensable asumir que sin el capital natural no hay forma de mantener ningún desarrollo sostenido de la economía y del bienestar humano. Esto no está expresado más que en acciones bien intencionadas, en el mejor de los casos y en un par de las plataformas, pero no engarzadas de manera estructurada para constituir una política de gobierno bien definida. Afirmar que el desarrollo sustentable debe ser una acción transversal es una buena intención, pero debe reflejarse en una política pública central que asegure esto.

Al menos sería ideal que quienes votarán hayan revisado estos documentos que expresan, aunque sucintamente, cuáles consideran los principales problemas que enfrenta nuestra nación y cómo piensan atacarlos. Esto daría a los ciudadanos mejores elementos que el ruido político de las campañas para tomar una decisión mejor informada sobre quién debe asumir la responsabilidad de guiar a nuestro país en los siguientes seis años. Sé que estoy pidiendo algo cercano a lo utópico, pero es lo que debería ocurrir en una nación donde la civilidad y la ciudadanía informada actuaran como deben. Ojalá ése fuese el caso. EP

 

___________________

José Sarukhán es doctor en Biología y exrector de la UNAM. Es miembro de El Colegio Nacional y entre otros títulos es autor de El cambio climático. Causas, efectos y soluciones.

 

 

 

1 <http://repositoriodocumental.ine.mx/xmlui/bitstream/ handle/123456789/94343/CG2ex201712-22-rp-5.1-a2.pdf>

2 <http://repositoriodocumental.ine.mx/xmlui/bitstream/ handle/123456789/94343/CG2ex201712-22-rp-5.1-a3.pdf>

3 <http://repositoriodocumental.ine.mx/xmlui/bitstream/ handle/123456789/95064/Plataforma%20PRI.pdf?sequence= 1&isAllowed=y>

Más de este autor