youtube pinterest twitter facebook

Ocios y letras: La historia del español de América y el CORDIAM  

Miguel Ángel Castro | 01.01.2016

Viaje el querido lector al pasado, regrese cuatro siglos para “escuchar” un relato; ejercite su imaginación lingüística para identificar las palabras y poder leer el siguiente texto en voz alta y, si lo desea, transcríbalo al español de nuestros días:

Boluio el dicho alferes de haçer la dicha diligemçia a las ocho de la noche y dijo no parecer la dicha almiranta y que en lo alto del dicho sserro auia cantidad de ymdios y ymdias temerossos de nosotros se iuan a la tierra dentro por un camino ancho y seguido de gente y el dia siguiente que fue después de San Francisco dijeron los padres missa en tierra confesaron y comulgaron el general y mucha gente pussosele a esta uaýa por nombre San Francisco tiene muncho pescado cauallas y corbinatas y otros munchos generos que los soldados con hilo de uela y filasticas y agujas y alfileles tuertos mataron muncha cantidad hallamos en las rancherías de los ymdios unos cuernos mas grandes que de toro y otros pequeños como de cabras que los grandes disen ser de bufano y los dichos ymdios digeron por señas auia ganado en la tierra ademtro es la tierra de buen temple y apasible para andar en ella y lunes çiete del dicho mes nos hezimos a la uela en seguimiento de nuestro uiage.

 

En los primeros días de octubre de 1602 la expedición de Sebastián Vizcaíno a California llegó a una bahía muy grande que recibió el nombre de San Francisco porque Vizcaíno y sus hombres la descubrieron y recorrieron los días cercanos a la fiesta del santo, y los sacerdotes o padres que acompañaban la misión dijeron misa, confesaron y dieron la comunión a los expedicionarios el 5 de octubre, como nos narra el relator oficial de aquel viaje.

Podemos confirmar y conocer este episodio como si saliera de los labios de alguno de aquellos hombres que lo presenciaron gracias a un sistema electrónico que nos da acceso al documento que lo refiere; un escrito en veinte fojas, “cierto y verdadero”, asegurado con los testimonios de dos testigos y del escribano mayor, que no es otra cosa que una crónica del viaje redactada, al parecer, por Alonso de Chavez Galindez entre 1602 y 1603.

Del 22 al 25 de noviembre del año pasado tuvo lugar el XV Congreso de las Academias de la Lengua Española en esta sufrida ciudad. Entre las actividades de esta reunión de académicos importa comentar la apertura al público del Corpus Diacrónico y Diatópico del Español de América (CORDIAM), un portal o sitio electrónico desarrollado por la Academia Mexicana de la Lengua que contribuirá a conocer mejor el español que se ha hablado en América. ¿Qué es este corpus? (Corpus, ‘conjunto lo más extenso y ordenado posible de datos o textos científicos, literarios, etc., que pueden servir de base a una investigación’). En la página electrónica de la Academia se describe de la siguiente forma:

El Corpus Diacrónico y Diatópico del Español de América reúne más de tres mil documentos escritos en América entre los siglos XVI y XIX. Es un corpus electrónico, de libre acceso, actualmente en elaboración avanzada, alojado, gestionado y financiado por la Academia Mexicana de la Lengua. La dirección es www.cordiam.org. Todos los documentos son no literarios y no periodísticos, y están caracterizados por el rasgo de inmediatez comunicativa. Abarcan los actuales diecinueve países hispanoamericanos, más el español de Estados Unidos (antigua Nueva España), de antigua Jamaica, Haití y Guyana. El conjunto tiene una profundidad histórica de cuatrocientos años: el primer documento corresponde a 1494 y el último a 1904. Abarca los cuatro virreinatos que existieron en América, así como capitanías y provincias no adscritas a virreinato alguno. No existe a la fecha un corpus de esta naturaleza: ni por la amplísima extensión geográfica ni por la profundidad histórica ni por la información étnica, lingüística y administrativa histórica asociada a cada documento, identificable a partir de una aplicación especialmente diseñada para el CORDIAM.

 

La tarde del 24 de noviembre el CORDIAM fue presentado en El Colegio de México por el director de la Academia Mexicana de la Lengua (AML) Jaime Labastida, el académico español Guillermo Rojo, Concepción Company —académica de número de la AML, quien lo concibió y dirige— y Virginia Bertolotti, académica uruguaya, que también participa en la dirección del proyecto. Labastida mencionó que la AML decidió apoyar la propuesta de Concepción Company en 2012 por considerar la utilidad que tendría un corpus sobre la historia del español en América, continente en que lo hablan más de cuatrocientos millones de personas. Agradeció el apoyo que le han dado al proyecto diversas instituciones de educación superior en México y otros países, el que ha recibido de la Secretaría de Educación Pública, del Conacyt, el Conaculta y el Instituto Politécnico Nacional.

Concepción Company explicó cuáles fueron las motivaciones del proyecto, entre otras, destacó la gran diversidad dialectal del español, ya que se habla en 12 millones de km2, 11 millones de km lineales, en una geografía muy compleja y en países con una historia demográfica muy diversa. Recordemos que, por una parte, las migraciones de españoles y europeos al continente americano no ocurrieron en la misma forma ni en iguales proporciones y, por otra, que el mestizaje fue más acentuado en unas poblaciones que en otras. También destacó la necesidad de contar con mejores herramientas de estudio para los historiadores de la lengua, interesados en la sociología del idioma y en la gramática del español. Advirtió que la lengua literaria de los virreinatos y colonias no ayuda a observar la idiosincrasia dialectal americana porque los escritores y poetas seguían modelos literarios y gramaticales peninsulares hasta bien entrado el siglo XVIII. Por lo anterior, el CORDIAM no contiene textos literarios y tampoco recoge artículos costumbristas, ya que solían exacerbar los estereotipos dialectales. Insistió en que el objetivo es conocer hasta donde sea posible el significado de las palabras que usaban los hablantes americanos y las formas en que realmente las pronunciaban. Reconoce que cuando se puso en marcha el proyecto ya circulaban muchos trabajos importantes sobre la historia del español, de sus similitudes y diferencias, pero consideraba que no eran suficientes y que, sobre todo, no existía un corpus de documentación que abarcara una diacronía amplia ni una diatopía igualmente amplia, y mucho menos disponible en una herramienta informática que facilitara el conocimiento integral y dialectal del español americano.

El CORDIAM pone a disposición de los usuarios de la red de forma gratuita y libre más de tres mil quinientos documentos no literarios ni periodísticos producidos a lo largo de cuatrocientos años, de 1494 a 1904, que corresponden prácticamente a hablantes de todo el continente. Estos documentos, que tienen una extensión que va de media cuartilla (como el primero, que es una nota que Cristóbal Colón dirigió a un subalterno para darle indicaciones precisas), hasta algunos de alrededor de setenta páginas, explicó Virginia Bertolotti que fueron organizados con base en una tipología textual sencilla, establecida para clasificar cuarenta y nueve géneros en cuatro tipos: documentos entre particulares, cartas y otros; documentos cronísticos: particulares y públicos; documentos jurídicos, y documentos administrativos.

Recomendamos a los amigos de Este País que entren al portal o sitio electrónico del CORDIAM y realicen búsquedas por lema o palabra, fecha y país; que revisen la guía rápida que ofrece, aprovechen y disfruten esta herramienta de investigación hasta convertirse en expertos.

No sobra mencionar que el CORDIAM se suma a otros corpus semejantes: el corde, Corpus Diacrónico del Español de la Real Academia Española, coordinado por Guillermo Rojo; el codeac, Corpus de Documentos Españoles Anteriores a 1700; el charta, Corpus Hispánico y Americano en la Red de Textos Antiguos de la Universidad de Alcalá de Henares, estos últimos bajo la responsabilidad de Pedro Sánchez Prieto, y el Corpus del español de Mark Davies. Buena noticia para comenzar el año con optimismo.  ~

——————————

MIGUEL ÁNGEL CASTRO estudió Lengua y Literaturas Hispánicas. Ha sido profesor de literatura en diversas instituciones y es profesor de español en el CEPE. Especialista en cultura escrita del siglo XIX, forma parte del Instituto de Investigaciones Bibliográficas de la UNAM. Investiga y rescata la obra de Ángel de Campo, publicó Pueblo y canto: La ciudad de Ángel de Campo, Micrós y Tick-Tack.

Más de este autor