youtube pinterest twitter facebook

Factofilia: ¿Cómo invertir los minutos en el día?  

Catalina Medina, Karina Sánchez y Eduardo Bohórquez | 01.05.2016

La rutina diaria favorece o perjudica la salud. Mientras que la práctica de actividad física es favorable, pasar muchos minutos al día sentado tiene efectos negativos. Por esto, monitorear en qué actividades se invierten los minutos en el día es el primer paso para prevenir el desarrollo de enfermedades crónicas como obesidad y diabetes.

El primer aspecto a monitorear son los minutos que se invierten en actividad física. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, las personas físicamente activas son las que destinan al menos 150 minutos a la semana a actividad física que va de moderada a vigorosa. Esto en intervalos de al menos 10 minutos continuos, en cuatro dominios: transporte, trabajo o escuela, hogar y tiempo libre. La actividad física incluye desde actividades deportivas estructuradas, como correr, hasta actividades de la rutina diaria, como caminar al trabajo, trasladarse en bicicleta y pasear al perro.

El segundo aspecto son los minutos que se invierten en actividades sedentarias. El sedentarismo se define como todas las actividades que requieren bajo gasto energético. Hasta ahora no hay un punto de corte para definir el límite máximo de horas sedentarias, pero se ha observado que el pasar más de siete horas continuas sentado tiene efectos perjudiciales en la salud. Las actividades sedentarias incluyen estar sentado frente a una pantalla, en el automóvil o transporte, o comiendo, y en general hacer cualquier tipo de actividad que implique estar sentado.

Aunque se cumpla con la recomendación de minutos de actividad física, si se pasa más de siete horas sentado, los efectos positivos en la salud no están garantizados. Por ejemplo, los efectos de andar en bicicleta se ven limitados cuando se pasan muchas horas sentado frente a la computadora. Lo que es peor, no invertir minutos en la práctica de actividad física y pasar muchas horas sentado es una combinación que tiene consecuencias graves como: aumento de peso y de la presión arterial, resistencia a la insulina y aumento de lípidos en la sangre, entre otras.

Aquí se presenta una herramienta para monitorear los niveles de actividad física y sedentarismo (ver el Cuadro). Responder el “Recordatorio” ayudará a descubrir cómo se invierten los minutos en el día, y con esto hacer las modificaciones necesarias en la rutina diaria. Si se detecta mucho tiempo sedentario, la recomendación es hacer pausas cada dos horas para levantarse y aumentar los minutos de actividad física.

 

 

 

 Tremblay M. S. (et ál.), “ Physiological and health implications of a sedentary lifestyle”, Journal of Applied Physiology, Nutrition and Metabolism, diciembre de 2010, 35(6), pp. 725-740.

La insulina es una hormona que produc el páncreas para controlar el azúcar en la sangre. Su papel es transportar la glucosa del torrente sanguíneo hasta los músculos, la grasa y las células hepáticas. Resistencia a la insulina es cuando a pesar de la presencia de insulina en la sangre, la glucosa no puede entrar a las células del cuerpo.

 

 

______

Catalina Medina es investigadora en Ciencias Médicas del Centro de Investigación en Nutrición y Salud del Instituto Nacional de Salud Pública <@Medina_Kt>. 

Karina Sánchez es coordinadora del Programa de Investigación en Políticas de Nutrición, Activación Física y Prevención de Obesidad de la Fundación Este País <@karinasanchez>.  Eduardo Bohórquez es director ejecutivo de Fundación Este País <@ebohorquez>.

Más de este autor